La Escuela Infantil es un lugar donde los pekes acuden para ampliar sus conocimientos, para enriquecerse y tener nuevas experiencias, en definitiva, es otro modo de crecer y desarrollarse en relación a otros compañeros, adultos y nuevos espacios.

Hasta ahora los pekes se han movido sólo en su medio familiar y siempre han tenido una figura de apego cerca cuando ellos han querido investigar el mundo. Es por ello que, cuando comienzan en el ámbito escolar, necesitan un período de adaptación, es decir: Un tiempo, que dependiendo del niño es más o menos corto, en el cual el peke reconoce el centro, descubre cosas interesantes, conoce a sus compañeros y acepta a sus profesores como nuevas figuras de apego. Esto sucede, cuando durante un tiempo, ellos son atendidos adecuadamente y con cariño por sus profes, cuando descubren que pueden acudir a ellos si tienen un problema, que no están solos y que aunque de otro modo, se les quiere también aquí. Este proceso es voluntario y depende de cada peke, se produce a medida que va evaluando las nuevas “pérdidas y ganancias” que le supone venir a la guarde, aunque para ello es fundamental la actitud de los padres.

 

Además no sólo el peke se adapta, la familia también debe adaptarse al centro y este a su vez se adapta a los nuevos pekes. Este proceso nos implica a TODOS: Los papis deben conocer el centro, sus normas, nuestra forma de funcionar y aprender a confiar en nosotros. Por otro lado, el centro debe conocer a sus nuevos alumnos, sus horarios, sus hábitos y lo más importante, cómo responder a sus necesidades.

 

Es normal que surjan en algunos padres sentimientos contradictorios como miedos, dudas, desconfianzas que a menudo les lleva a sentirse culpables por la decisión de llevar a su hijo a una Escuela Infantil, se harán multitud de preguntas ¿estará bien? ¿habrá llorado mucho? ¿estará sólo? ¿tendrá alguien que lo consuele? Y un largo etcétera de inquietudes que aparecen en esta etapa, insistimos: Es completamente normal, comprendemos cómo se encuentran, piensen que nosotros estamos a su disposición para ayudarles y explicarles lo que necesiten, poco a poco nos conocerán y comprenderán que pueden confiar en nosotros.

 

A partir de ahora, cada familia, cada padre y madre, reaccionará de manera diferente: Algunas super protegerán a su hijo, otras se mostrarán muy exigentes o intentarán convencer a los niños de lo divertido que será ir a la guarde, otros incluso eludirán hablar del tema, etc.

 

¿Cómo facilita el centro la adaptación de su hijo?

 

Los primeros días su hijo permanecerá poco tiempo en el centro y este tiempo se irá aumentando progresivamente a medida que el peke se encuentre preparado para ello. Es muy importante que este proceso lo realicen TODOS LOS NIÑOS, porque TODOS LO NECESITAN, con la diferencia que en unos el proceso se realiza en menos tiempo y con otros con un poco más de tiempo.

 

LA ENTRADA SERÁ SIEMPRE A LAS 9.00HORAS Y LA SALIDA SERÁ la primera semana a las 11 h y las siguientes se irá aumentando en la medida en que su personal proceso de adaptación lo permita.

 

Nosotros cada día en nuestra agenda les informaremos sobre cómo estuvo, qué hizo y cómo va su personal proceso de adaptación.

 

El tiempo que dure el período de adaptación dependerá sólo y exclusivamente del peke, por ello en caso de ser necesario se prolongaría el período de adaptación con quién lo necesite.

 

El alumno/a podrá comenzar a utilizar el servicio de comedor cuando esté completamente adaptado.

 

 

 

¿Cómo ayudar a su peke?

 

1. LO MÁS IMPORTANTE ES QUE USTEDES ESTÉN TRANQUILOS, VENGAN SEGUROS Y CONFÍEN EN NOSOTROS, porque esa seguridad se trasmite y ayudará mucho al peke. Muestren alegría, ya que si le ve triste o preocupad@, el peke se pondrá triste, desconfiará y tendrá sensación de abandono. SU SERENIDAD SERÁ SU MEJOR APOYO.

 

2. EN NINGÚN CASO LES PROMETA COSAS QUE NO VA A CUMPLIR, díganle la verdad, si se siente engañad@ es más difícil que confíe en usted y esa inseguridad no le ayudará en ningún momento. Explíquele que va a pasar un ratito con nosotros, que va a jugar, lo va a pasar muy bien y que muy pronto lo va a recoger usted u otra persona que conozca.

 

3. NO ALARGUE EL MOMENTO DE LA SEPARACIÓN, realice la entrada al centro de forma afectuosa, sistemática, breve y tranquila, despídase diciendo que volverá pronto, un besito y le deja en manos de su educadora en la puerta del centro.

 

4. LA PUNTUALIDAD ES MUY IMPORTANTE DURANTE TODO EL CURSO POR MUCHOS MOTIVOS, PERO MÁS AÚN EN LOS MOMENTOS DE LA ADAPTACIÓN. En la entrada, porque si no lo son, cada vez que entremos en el aula a adejar a un compañero poco puntual, todos los compañeros comienzan de nuevo a llorar y cuando tenga que recogerle, para evitar que se sienta abandonad@.

 

5. Hasta superar esta etapa, su asistencia al centro deberá ser regular, exceptuando días de enfermedad y lo más rutinaria posible: La misma hora de despertar, los mismos preparativos y la misma hora de llegada y recogida.

 

6. LEAN EN CASA CUENTOS sobre niños que van al cole, papás y mamás que se van a trabajar y luego vuelven a recoger a sus hijos. Ej: “Lila va al cole” de Eduard Estivill Sancho, Monserrat Doménech.

 

7. Respete sus hábitos alimenticios y de sueño, los niños necesitan unos horarios siempre, pero en este período es aún más importante. NO INTRODUZCA OTROS CAMBIOS EN SU VIDA EN ESTE PERÍODO, no le cambie de habitación, ni de chupete, ni de casa, etc.

 

8. No se preocupe si en el período de adaptación el peke da algún tipo de retroceso en la evolución como por ejemplo: Que necesite más el chupete que antes, esté un poco más nervioso o más triste. TRAS AL ADAPTACIÓN TODO VOLVERÁ A LA NORMALIDAD.

 

9. Sólo y exclusivamente durante este período, se permite que TRAIGAN OBJETOS PERSONALES DE CASA que les sean familiares.

 

10. Piense que su hijo se adaptará, SE ADAPTAN TODOS LOS NIÑOS, sólo que a unos les cuesta más y a otros menos. NO EXISTE UN TIEMPO DEFINIDO PARA LA ADAPTACIÓN, CADA NIÑO TIENE UNAS NECESIDADES DIFERENTES Y MARCA SU PROPIO RITMO. NO DEBEN REALIZAR COMPARACIONES.

 

11. Recuerde que en el proceso suelen producirse altibajos y una vez adaptados el regreso tras unos días malito en casa, aunque no suelen necesitar otra adaptación sí se ponen más penosos al entrar.

 

12. NO ACUDAN AL CENTRO CON PRISAS, les pone nerviosos y se pueden sentir abandonados.

 

13. NUNCA SE ASOMEN AL PATIO, SE PONE NERVIOSO SU HIJO Y TODOS LOS DEMÁS.